/
swipeTutorialLabel
44
70

¿Una Catalunya independiente?

13006
49%
51%
¿Los Catalanes quieren realmente ser independientes? ¿Cuáles son las probabilidades para la independencia de la región?
articleSource: Wikipedia

Juntos por la independencia

Guillem Dorca | 2011. Junio 10. 10:10

Desde la segunda mitad del siglo XIX, los catalanes buscan encontrar un encaje con España. Todos intentos fracasaron así que queda la independencia como única solución.

Desde la segunda mitad del siglo XIX, los catalanes buscamos encontrar un encaje con España, intentando transformar el país en un estado plurinacional y de ése modo conservar el carácter cultural e histórico propio de la nación catalana.

No obstante, actualmente hay una creciente frustración de la ciudadanía catalana que ve como ese encaje se hace imposible, después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut d’Autonomia de 2006, después de cuatro años de deliberación de los magistrados en un proceso que puso en entredicho la independencia judicial de ése órgano; y que hace tambalear el autogobierno de Catalunya.

Así pues, en ese momento quedó claro que España no tiene cultura federal y no quiere cambiar, que ya se encuentra a gusto con su modelo actual de Estado, favoreciendo el nacionalismo español y negando el resto de naciones que conforman el reino de España. De esa forma, el único modo que los catalanes podemos alcanzar nuestras reivindicaciones y proteger nuestros intereses es mediante la secesión, poniendo fin a los 300 años de subordinación a España.

*La única garantía para la cultura y lengua propia

Con la independencia se podría proteger con total garantía la cultura y el català (la lengua propia de Catalunya), ya que aunque actualmente es cooficial con el castellano en Catalunya, realmente está en inferioridad de oportunidades, ya que en muchos ámbitos como la justicia, el trato con la administración del Estado, los medios de comunicación o el etiquetaje de productos, hay un claro predominio del castellano. También cabe destacar que actualmente el estado español veta el catalán como lengua oficial de la Unión Europea.

*El factor económico: bienestar insuficiente debido al expolio fiscal

Pero a diferencia de otros nacionalismos, el catalanismo no se basa solamente en argumentos románticos identitarios, sino que actualmente se pone más énfasis en las explicaciones económicas y del bienestar de la población. De este modo, el proyecto independentista ha salido de la marginalidad de hace apenas diez años atrás.

Así pues, sólo mediante la independencia se podrá acabar con el expolio fiscal que padece Catalunya por parte del Gobierno central, que asciende a más de un 10% de su PIB. Eso quiere decir que cada año, más de 22.000 MEUR se van al Gobierno central, que los invierte en otras regiones.

Estas cifras sobrepasan ampliamente la cuota de solidaridad interterritorial y produce que Catalunya cada vez esté más endeudada para hacer frente a las necesidades de la población. Después de que el Tribunal Supremo alemán declaró que los länders alemanes más ricos tienen la cuota de solidaridad del 3,6% del PIB, ya que si se incrementará, pondría en riesgo el propio desarrollo; se podría sugerir que España expolia los recursos de Catalunya como de si un territorio colonial se tratase.

 ¿Os gustaría la independencia? - Sí.

El expolio se traduce en una falta de inversiones en Catalunya, tanto en el Estado del Bienestar (sanidad, educación, ayudas sociales), cómo en infraestructuras, por ejemplo la falta de un corredor mediterráneo ferroviario de alta velocidad o la negativa de convertir el aeropuerto de Barcelona en un hub. Esta falta de inversión ha producido que una región tan desarrollada como Catalunya actualmente pierde competitividad en un mundo globalizado.

Con la independencia cambiaría la situación, y cómo aseguran economistas de prestigio internacional, una Catalunya independiente sería el cuarto Estado más rico de la Unión Europea.

*Radicalización democrática

Para finalizar, la secesión es la manera más fácil de profundizar en nuestra democrácia, acabando con los grandes déficits del Estado Español, cómo una constitución ultra-rígida, una independencia del poder judicial qüestionable o la nula participación ciutadana en la vida política del país (el sistema está estructurado para que sólo haya referendums para renovar los Estatutos o la Constitución).

Es cierto, que la secesión es el proceso más complejo en el que puede trabajar una sociedad pero en un tiempo de crisis económica, institucional y de valores, es uno de los pocos proyectos políticos que puede ilusionar a la ciudadanía, haciendo que se sume en un proceso ilusionante e incluyente.

fuente de la photo: Flickr

Independencia igual a decadencia

Sergio Freijo Tejero | 2011. Junio 01. 13:12

Los que arguan que Cataluña debería ser independiente ignoran las repercusiones negativas que eso podría resultar en sentidos económicos, políticos y sentimentales.

La independencia de Cataluña tendría repercusiones negativas en todos los sentidos: por razones económicas y sentimentales, además de desmentir algunos tópicos frecuentes del catalanismo.

*Independencia: un choque fatal para Catalunya

En términos económicos, un país de siete millones de habitantes con un millón y medio de jubilados es inviable. Actualmente, España se encarga de pagar las pensiones autonómicas, mientras que si Cataluña tuviera que pagarse sus pensiones sería un desastre económico. Además, la Unión Europea no contempla la posibilidad de escisión de ninguno de sus miembros, con lo cual, Cataluña no podría formar parte de la Unión una vez se independizara. Esta situación supondría que los aranceles para comerciar con España y el resto de Europa serían altísimos. Cataluña perdería muchos años antes de formar parte de la Unión, ya que todos los miembros actuales tendrían que estar de acuerdo con su ingreso y España podría vetar la resolución. Así que tal y como está la economía catalana, Cataluña no podría permitirse tal estanco durante tanto tiempo.

 La Generalitat de Catalunya - ¿Banderas compatibles?

La realidad es que vivimos en un mundo muy globalizado y competitivo. Hasta hace poco, España era la octava potencia económica mundial y hoy en día se encuentra entre los doce países más poderosos del mundo. Si separamos Cataluña de España, ésta no tendría influencia en decisiones internacionales, hecho que reduciría poder de decisión tanto a España como Cataluña. Para concluir el tema económico, hay que hablar del expolio fiscal al cual se remiten tanto los independentistas. Es cierto que Cataluña tiene un IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) superior a la mayoría de las Comunidades Autónomas, pero esto se debe a su potencial económico que se ha visto drásticamente disminuido por las políticas derrochadoras que se han llevado a cabo en esta Comunidad durante los últimos años y no a una decisión injusta del gobierno central. De hecho, Madrid es la región que más contribuye al Estado, aportando 12.890 millones de euros, seguidos de los 10.132 millones que da Cataluña. Además, Cataluña es la Autonomía más deudora (28.769 millones de euros), seguida de lejos por Valencia (16.280 millones de euros) y Madrid (12.592 millones de euros). Así que los que culpan a España de la mala situación económica de Cataluña están completamente equivocados.

*Unidad en la diversidad  

Si hablamos ahora de temas sociales, nos surgen muchas preguntas a plantearnos. ¿Por qué romper un país que lleva medio milenio junto? El país más antiguo de Europa, un país que ha sido y es país de países. España ha tenido pasados oscuros, pero también ha tenido épocas de gran referencia internacional. España es un país del que podemos sentirnos orgullosos. ¿Por qué construir barreras cuando todo el mundo las quita? ¿Por qué ese esfuerzo de construir una Europa más unida si nosotros nos echamos hacia atrás? ¿Por qué desobedecer una Constitución por la que hemos luchado tanto? No tiene sentido esta visión tan reduccionista cuando todo tiende a unirse, al diálogo, al bienestar y al entendimiento entre humanos, mientras que la separación, el rencor y el odio quedan atrás.

La mayoría de los catalanes no quieren la independencia (alrededor de un 20% quiere la independencia según el CEO y las consultas soberanistas). Las Comunidades Autónomas deben cooperar para construir una España mejor, no para fomentar la segregación. Si Cataluña se independiza existirían solo catalanes en Cataluña. ¿Qué pasará con tantos catalanes que se sienten españoles? ¿Se marcharán o tendrán que soportar el catalanismo indiscriminado de las instituciones? Cuando se dice que se impone el catalán no es un tópico falso. Los últimos tres años, el Departamento de Estado de los Estados Unidos ha denunciado que se vulneran los Derechos Humanos en Cataluña por la discriminación del castellano con leyes como la imposición de rotular todo comercio en catalán y la imposibilidad de recibir una educación en catalán y castellano por igual. La única conclusión que se debe sacar de esto es que el catalán se debe fomentar, pero no imponer.

Finalmente, recalcar que el futuro está en un país unido, respetando siempre las singularidades de cada territorio. En un país donde es mucho lo que nos une y muy poco lo que nos separa.

fuente de la photo: Flickr

stateOfVoteHeader

49%
51%

Juntos por la independencia

Guillem Dorca

Independencia igual a decadencia

Sergio Freijo Tejero

0 comment

pleaseShareYourOpinion

becomeAMember