/
swipeTutorialLabel
167
277

Uu enfoque de mercado para el medio ambiente

7110
44%
56%
La tierra nos provee de bienes y servicios, desde agua potable a aire limpio, gratuitamente.Puede la destrucción de este medio ambiente pararse poniendo un precio a los servicios previamente gratuitos de este ecosistema o acaso se trata de una falsa solución, que crea más problemas de los que resuelve?
articleSource: f

El síndrome del “bosque vacío” y otras malas ideas

Lyse Mauvais | translatedBy: Cristina Sánchez Herrán | 2015. Mayo 13. 00:00

La filosofía y el enfoque de mercado a problemas medioambientales ha ganado importancia y popularidad en los últimos años. Desgraciadamente, esta idea ha llevado e la aparición de una nueva cultura ligada a libertad de contaminar. Quizás ha llegado el momento de aceptar que cuando se trata del medio ambiente, conciliar las prioridades económicas con las éticas y los debates de sostenibilidad no sean la solución.

El enfoque de mercado en cuanto a la preservación del medio ambiente parece derivar de una idea simple; para dar a las personas, firmas y naciones los incentivos suficientes para preservar nuestro medio ambiente y las especies y ecosistemas que abrita, necesitamos trasladar los abstractos e innegables valores de los productos medioambientales para nuestro bienestar, economía y futuro, a términos económicos.

*El síndrome del bosque vacío

La creciente comercialización del medio ambiente a llevado a un fenómeno extendido, el síndrome de bosque vacío. En un esfuerzo por disminuir la deforestación y como un medio para incitar firmas y gobiernos para que cuidasen con mayor atención sus bosques, varios incentivos económicos se desarrollaron para promover esfuerzos de reforestación. Esto parecía una idea excelente en un principio, mediante pagos a las compañías para que reforestasen, o haciéndoles pagar cuando no, estábamos promoviendo un rol activo en este esfuerzo colectivo. Algunas firmas están dispuestas a ayudar a replantar especies endémicas, nativas, antiguas y biodiversamente ricos bosques que sus actividades han perjudicado o decimado.Pero uno no puede replantar un bosque endémico, y la manera más rápida y económica de conseguir las superficies de árboles establecidos por las cuotas es de plantar de manera abundante especies importadas, que crecen particularmente rápido. Algunas firmas reforestan eficazmente, pero los bosques que conseguimos con estas actividades son desérticos, vacíos de su diversidad animal, entomológica y floral.

*La cultura de “libertad de contaminar”

El ejemplo descrito precedentemente es uno entre muchos. Generalmente, la comercialización des medio ambiente ha llevado al nacimiento de una nueva y trágica cultura ligada a la “libertad de contaminar”.
Si algunas firmas exceden su cuota de contaminación, pueden ser sujeto de multas o de pagos extra…también pueden comprar las cuotas de otras firmas para compensar su sobreproducción. En resumen, firmas hoy en día pueden pretender fomentar esfuerzos ambientales por la preservación del medio al mismo tiempo que ayudan a destruir ecosistemas, porque su inversión económica se acepta popularmente como un sustituto válido en cuanto a su valor medio ambiental. Esto es un problema significativo porque al crearse un mercado global para los desastres medio ambientales, hemos creado la ilusión de que un mercado tal existe efectivamente a este nivel. El medio ambiente se ha convertido en un bien como otro cualquiera-uno del que podemos disponer. Esta concepción ignora, pese a todo, la verdad; la destrucción caudada en una parte del mundo no puede compensarse por una inversión económica equivalente en otro continente.

*Poniendo un precio al medio ambiente

Esta pregunta, desde luego yace en el corazón de todo lo discutido previamente. Algunos expertos medio ambientales, científicos, políticos cautelosos y ciudadanos preocupados defienden que reducir la diversidad biológica y de paisaje en categorías económicas es imposible y absurdo. El medio ambiente es una maraña de especies, sistemas, áreas. Ningún animal o ecosistemas tiene un impacto directo en el bienestar o el PIB. La contribución de una especie a nuestro mundo solo se entiende si uno tiene en cuenta las redes biológicas y las cadenas de alimentación de todas las especies. Una perspectiva más radical ha nacido también, una que considera que la economía y el medio ambiente han de estar siempre desconectados. En otros términos, es tiempo para el hombre de madurar y de dejar de considerar exclusivamente mapas económicos. Se necesita salvar el medio ambiente porque es importante en nuestras vidas y en el futuro de nuestros hijos, y es en parte responsabilidad del gobierno de enfrentar el individualismo y el egoísmo y tomar los problemas medio ambientales- como una amenaza a nuestra herencia común. Este enfoque, pese a todo, ha sido criticado por su idealismo e irrealismo.

*Alternativas imperfectas

No se puede negar que la comercialización del medio ambiente ha llevado a efectos secundarios imprevistos, pero abandonar este enfoque de una vez no parece llevarnos de ninguna manera a una solución alternativa. Lo que este artículo sugiere es que los indicadores económicos han sido manipulados para proveer una visión del funcionamiento del medio ambiente, y la manera según la cual queremos asegurar su preservación. La solución es, por lo tanto, a espera de una mejor, aumentar la eficacia cualitativa del enfoque de mercado. Algunas sugieren la creación de etiquetas, índices y cuotas en manos de expertos, científicos y activistas en vez de economistas. Otros insisten en la función que los paneles medio ambientales han de desempeñar, controlando la manera según la cual del gobierno comercializa su herencia medio ambiental, para prevenir y limitar degradaciones, así como aumentar la presión que pesa sobre los agentes contaminantes. Ninguna solución parece perfecta, pero necesitamos buscar un mejor enfoque para lidiar con el medio ambiente y esto comienza señalando los errores y los vicios del enfoque de mercado actual.

La tragedia de los communes y otros problemas de nuestro tiempo

Radek Jan | translatedBy: Cristina Sánchez Herrán | 2015. Mayo 13. 13:00

La humanidad esta suficientemente avanzada para entender la importancia de la naturaleza en nuestra vida, así como en nuestra economía, y tomar las medidas necesarias. Para que esto tenga lugar, los incentivos económicos correctos han de ser puestos en marcha.

La expresión “Anthropoceno” se refiere al tiempo en el que vivimos, un tiempo en que la actividad humana se ha convertido en la mayor fuerza geofísica de la Tierra. La tecnología inventada por el hombre se ha desarrollado tanto que somos ahora capaces de contaminar el mundo, alterando el clima y causando grandes perdidas de nuestra biodiversidad. Pese a todo, la humanidad también esta lo suficientemente avanzada para comprender la importancia de la naturaleza en nuestras vidas, así como en nuestra economía, tomando las mediadas apropiadas.

*Enfocando el medio ambiente desde un punto de vista económico

Nuestra calidad de vida depende directamente de la calidad del medio en el que vivimos y solo unos pocos, en algún caso, dudan de su independencia. Pese a esto, la conexión entre la cualidad medioambiental y la productividad económica es mucho más sutil y permanece oscura en debates públicos. Si pretendemos proteger y mejorar nuestro bienestar y nuestra cualidad debida, entonces la preservación de nuestro medio es una cuestión vital, no una obligación moral. Estamos destruyendo recursos naturales y dañando irreversiblemente ecosistemas enteros, sin tener en cuenta su importancia para nuestra economía.
El planeta tierra nos proporciona innumerables servicios gratuitamente, lo que lleva a mucha gente a darlos por sentado. Pero, estos “servicios de ecosistema” están garantizados gratuitamente mientras duren, es decir, mientras no los dañemos o destruyamos por completo. Por lo tanto la degradación del medio ambiente se acompaña de coste de oportunidad importante en la perdida de estos ecosistemas de servicios. Es aquí donde la economía environmental emerge: calculando el precio de los servicios que la tierra proporciona, podemos expresar su valor. En nuestro mundo, una cosa con valor es mucho más susceptible de ser protegida que algo que se da por sentado. Tan cínico como esto pueda sonar, también puede ser altamente eficiente!

*El valor de los servicios de ecosistema en un mundo independiente

Una vez reconocido el valor de los servicios que nos proporciona el medio ambiente, naturalmente deseamos proceder a nuestro disfrute gratuitamente. Este razonamiento lógico nos proporciona incentivos para mantener esta fuente protegida. Pero, como motivar a las personas, corporaciones e incluso gobiernos a pagar para proteger el medio ambiente? Esta gran pregunta da lugar a una serie de largas cuestiones técnicas acerca de cómo poner en marcha un sistema de pago por los servicios del ecosistema y otros incentivos para la preservación de recursos naturales. Este problema no se puede resolver como una cuestión aislada, a nivel local o estatal, ya que no hay barreras naturales y el medio ambiente esta conectado a nivel global. En otras palabras, las fronteras no son más que líneas subjetivas de papel, mientras que la Tierra es “una e indivisible” y la cuestión del cambio climático y su impacto sobrepasa la soberanía del estado. Consecuentemente, soluciones de consenso general se han de encontrar a nivel internacional para asegurar una implementación eficaz.
*Cooperación económica y ayuda a los países mas pobres en respuesta a las amenazas medio ambientales
“La pobreza es el mayor contaminante” solía decir Gandhi. La curva Kuznets parece sostener este argumento: mientras los países se desarrollan, tienden a disminuir su producción de carbono y su impacto negativo en el medio ambiente. Pese a esto los países que se dicen desarrollados, llamémoslos “el Norte Global” , también fueron responsables durante su fase de industrialización de la mayoría de la contaminación que esta causando nuestros problemas hoy en día. En la actualidad, mientras que el Norte toma iniciativas para mitigar el cambio climático, la contaminación que emite el Sur sigue creciendo día a día. Y lo que es mas importante, el Sur carece de medio económicos y tecnológicos, así como científicos para ocuparse eficazmente de tomar decisiones en cuanto al cambio climático. Aquí es cuando la reducción de las desigualdades económicas y sociales alrededor del mundo se encuentran con el problema del medio ambiente. Mientras que esta cuestión parece económicamente explosiva, la ayuda al desarrollo y los avances tecnológicos que se transfieren de Norte a Sur parecen ser una cuestión urgente que requiere soluciones a nivel global.

*Un futuro sostenible al que aspirar

En conclusión, el tipo correcto de incentivos económicos puede convertir las destructivas fuerzas de mercado, orientándolas hacia un objetivo de conservación del medio ambiente. La mitigación del impacto medio ambienta en nuestra sociedad también requiere la reducción de las desigualdades en el mundo así como una política global basada en ideas racionales. Si todos los problemas del cambio climático se enfrentasen satisfactoriamente, entonces se necesitaría que la comunidad internacional se pusiera de acuerdo para una profunda cooperación económica y tecnológica. En este proyecto, un enfoque económico para el medio ambiente parece la manera más prometedora de encontrar compromisos sobre la importancia de este tema.

stateOfVoteHeader

44%
56%

El síndrome del “bosque vacío” y otras malas ideas

Lyse Mauvais|translatedBy: Cristina Sánchez Herrán

La tragedia de los communes y otros problemas de nuestro tiempo

Radek Jan| translatedBy: Cristina Sánchez Herrán

0 comment

pleaseShareYourOpinion

becomeAMember